El Arte Luliano

En la soledad de una cueva de Mallorca en el Monte de Randa, la iluminación tocó a Ramon Llull como luz celestial que recorrió todo su cuerpo desde la cabeza a los pies, y desaparecidas las formas en la esencia de su ser, el Maestro Iluminado pudo contemplar, como se contemplan las estrellas, la gran obra de la Creación tomando forma en un compleja Maquina Dei, máquina de Dios, que con distintos engranajes era capaz de dar respuestas a todas las cuestiones, humanas y divinas. Dicho patrón de pensamiento quedó grabado en la retina y el corazón de Ramon como marca de fuego y desde entonces, su Ars Magna, o Arte Máximo se convirtió en el centro de su existencia, cuya trasmisión era más importante para él que la propia salvación de su alma, lo que se deriva de sus propias palabras en su autobiografía “Vida Coetanea”. Llull convencido de que había descubierto el instrumento idóneo para la conversión de los infieles, se dedicó intensamente a su difusión.

El Arte de Llull

Consiste en la combinación de determinadas letras que simbolizan distintas nociones. En este sentido, el Arte luliano está basado en nueve Dignitates Dei, características de Dios o causas primordiales que son:

  • Bonitas (Bondad)
  • Magnitudo (Grandeza)
  • Eternitas (Eternidad)
  • Potestas (Poder)
  • Sapientia (Sabiduría)
  • Voluntas (Voluntad)
  • Virtus (Virtud)
  • Veritas (Verdad)
  • Gloria (Gloria)

 

Dichas dignidades se designan mediante las letras BCDEFGHIK respectivamente, correspondiendo B a Bonitas, C a Magnitudo y así sucesivamente, como forma de estructurar todo el edificio de pensamiento y deducción que utiliza engranajes geométricos móviles para dar respuesta a todo lo cognoscible. Algunos autores como Scotus equiparan los Nombres Divinos lulianos con la palabra “Ideas” propias de la tradición platónica, lo que situa a Ramon más cercana del Renacimiento que de la Edad Media. También es perceptible la influencia de Aristóteles en su sistema deductivo. La importancia del mismo radica en que es la primera manifestación conocida en Occidente del ideal algorítmico de reducir el pensamiento a cálculo, lo que es uno de los motivos principales de la subsistencia de su doctrina y se considera además por ello a Llull como el antecesor de la informática. Su Arte se aplica a las tres ramas principales del saber medieval, la teología, el derecho y la medicina, pero también otras como la astrología, pero en teoría no tiene límites y puede aplicarse a cualquier otro.

Aunque la filosofía de Ramon Llull resulta muy compleja a primera vista, él la considerara fácilmente aprendible. Algunos autores la definen muy acertadamente como gnosticismo racional, tal como sintetiza el filólogo y colaborador del proyecto Lullius, Albert Ràfols.

¿Pero qué es la corriente gnóstica?

Ésta se basa no solo en ideas platónicas, sino también en la cábala, el sufismo, y en corrientes filosófico religiosas orientales, como la antigua religión egipcia. En este sentido, teniendo en cuenta que la gnosis ya es de por si un movimiento cuya comprensión está en principio limitada a lo que las sociedades secretas occidentales llaman los iniciados, esto es un selecto grupo de individuos, se complica la interpretación. Por lo tanto para que todo el edificio luliano resulte menos complicado es necesario desgranar previamente algunos principios de la gnosis que permitirán observar en toda su amplitud la magnífica obra del pensamiento luliano, cual antigua catedral en continuo movimiento como las orbes celestes.

Para entenderlo debemos retroceder muchos siglos atrás e ir a los primeros de la era cristiana. En el siglo III se desarrolla una secta herética de nombre maniqueismo, derivado del nombre de su fundador Manés nacido en Mesopotamia en el año 216. Su pensamiento aunque muy perseguido parece acabó sobreviviendo en pequeños reductos e influyendo a otras corrientes muy posteriores como los cátaros. Pero según los ocultistas del romanticismo, como Papus o Madame Blavatsky, el gnosticismo provenía del antiguo Egipto, o es una religión de tipo universal en la Antigüedad. Lo que está claro es que encontramos a autores anteriores a Jesucristo con tesis gnósticas, aunque una fuente crucial de las escuelas cristianas de la gnosis es María Magdalena y su evangelio apócrifo, que en su mayor parte se ha perdido.

La idea principal del gnosticismo de la que derivan las demás ideas está basada en la existencia de tres principios que se aplican a todo lo creado.

Citando al ocultista francés Papus,

“La Unidad se manifiesta por sí misma en tres términos, términos lo más elevados y generosos a los que puede llegar la comprensión humana, términos que forman la base de todas las teogonías y designan con gran cantidad de nombres principios idénticos.

 

El primero de estos términos simboliza la Actividad absoluta en todas sus acepciones, el origen de todo el movimiento, de toda fuerza masculina y creadora.

DIOS PADRE – OSIRIS – BRAHMA – JUPITER

El segundo de estos términos simboliza la Pasividad absoluta en todas sus acepciones, el origen de todo el descanso, de toda fuerza femenina y conservadora. Es el principio húmedo d ela naturaleza como el primero era el principio ígneo.

DIOS HIJO – ISIS – VISHNU – JUNO

El tercero de éstos términos es el más importante. Es el que sintetiza en una unidad los términos precedentes; por el que deberíamos empezar todo estudio puesto que ningún ser es concebible más que considerado sintéticamente y el tercer término es el origen de toda síntesis. Es la Unión absoluta en todas sus acepciones, el origen de toda realidad, de todo equilibrio, de toda fuerza equilibradora y transformadora. Es el principio mercurial de la naturaleza que equilibra los dos primeros.

ESPÍRITU SANTO – HORUS – SHIVA – VULCANO

 

Tal y como ha recalcado R. D. F. Pring-Mill en The Trinitarian World Picture of Ramon Llull la estructura trinitaria de las Dignitates Dei es la estructura básica de la que parten todas las demás.

Después, otro de los pilares del gnosticismo es su cosmogonía por la cual a medida que descendemos en la escala de las emanaciones divinas, los principios se hacen más materiales y por lo tanto menos materiales a la manera bíblica de la caída de Adán, o la escalera de Jacob por la que suben y bajan ángeles.

Esta característica aparece también en la mística de Llull en la que el mundo es un sistema jerárquico que describe en su libro “Arbre de la sciència” en la que cada criatura es imagen de Dios. En base a esta jerarquía, tal y como Llull describe en su “Llibre de Contemplacio en Deu” o su “Liber de ascenso et descensu intelectus”, el entendimiento humano puede por un proceso ascendente descubrir a Dios a través de las criaturas y llegar hasta un nivel en el que el conocimiento alcanza su nivel más alto. También la imagen del árbol, imagen del cosmos y del cuerpo humano, muy similar a la escalera aparece profusamente en la obra de Llull, pero su análisis requiere un artículo por sí mismo.

Por otro lado, el gnosticismo se ve muy influenciado por la cábala hebrea, y su numerología.

El alfabeto hebreo está compuesto de 22 letras. Dichas letras no están colocadas al azar unas detrás de otras, y cada una se corresponde con un número según su rango.

Además hay que considerar que en la Antigüedad se tenía un concepto de los números como sagrados ya que son el reflejo de leyes universales y absolutas. De ahí su veneración, incomprensible para un matemático moderno, por el 3 o el 4.

De acuerdo con G. G. Scholem Major Trends in Jewish Mysticism el judio español Abraham Abulafia era contemporaneo de Llull y adepto de la ciencia cabalista de combinación de las letras hebreas. Éstas se combinan una con la otra en una serie que parece interminable de permutaciones y combinaciones que puede parecer sin sentido, pero no para Abufalia que aceptaba la doctrina cabalística del lenguaje divino como una sustancia de la realidad.

En este sentido, la estructura de pensamiento luliano ha sido desde el Renacimiento asociada con el hermetismo y la cábala por numerosos autores, y tal y como recalca Frances A. Yates en The Art of Memory la cábala estuvo probablemente en el origen del Ars Magna por influencia de autores de la época de Llull. En base a esta fama de Llull con hermetista, varias obras aparecieron en el Renacimiento que si bien no fueran escritas por él contribuyeron a difundir su imagen de mago y a complicar en mayor medida su conocimiento verdadero.

Esperamos haber desgranado y hecho un poco más comprensible el lulismo que a día de hoy aún no ha sido totalmente estudiado. De hecho ni siquiera existe aún una obra científica unitaria sobre la vida y pensamiento de Ramon Llull, y para desgranar la vida y pensamiento de Llull han sido necesarios varios años, para lo que hemos contado con grandes historiadores, poetas, y guionistas y por ello podemos mostrar un destello de su grandeza.

 

SUBID CON NOSOTROS POR LA ESCALERA de la recuperación de una época, un personaje y su pensamiento en un films de proporciones épicas, LULLIUS.

You may also like...